20 años de Mercosur Cumbre de diálogo y coincidencias

El bloque económico regional celebró su 41° cumbre de Jefes de Estado en Asunción. Uruguay asumió la presidencia pro témpore.El jueves martes 28 de junio se reunieron los integrantes del Consejo del Mercosur y dejaron sentadas las bases para el encuentro de trabajo de los presidentes, celebrad

o al día siguiente. Se hicieron presentes los mandatarios de Paraguay, Brasil y Uruguay. Sin embargo, se extrañaron las presencias de Cristina Fernández y Hugo Chávez, quienes no pudieron concurrir debido a restricciones médicas.

 

La apertura del encuentro estuvo a cargo del presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien hizo un informe de su paso por la titularidad del bloque en el último semestre y planteó como objetivo consolidar el organismo en base a la integración y la solidaridad.

A esos efectos, sostuvo la necesaria creación de un convenio de libre tránsito de bienes, y la superación de las asimetrías. El presidente Lugo afirmó que “la consolidación de estas bases es garantía de estabilidad, de profundización de la política de integración, y de desarrollo económico y social propio para la región”.

Respecto de la aprobación del Protocolo para el Libre tránsito de mercancías, los ministros de Economía y cancilleres del Mercosur aprobaron dicho documento que asegura la libertad de tránsito de las mercaderías y de los medios de transporte que circulen al interior de los territorios de los países del Mercosur, por vía terrestre o fluvial. Así, queda garantizado un trato igualitario a las mercaderías y los medios de transporte que cumplan las normas de cada país.

Esta propuesta deriva de los problemas que se presentaron para la circulación de mercancías paraguayas; también por el tema pendiente del envío de suministro de energía de Uruguay hacia Paraguay, aún sin autorizar por Argentina, cuyo territorio debe ser cruzado para implementarlo.

Finalmente se logró llegar a un acuerdo en la negociación de las cuestiones del libre tránsito y en la facilitación del comercio y la creación de un ámbito especial para el diagnóstico y tratamiento de las asimetrías.

El ministro de Relaciones Exteriores de la República Argentina, Héctor Timerman -que intervino en la Cumbre en representación de la presidenta Cristina Fernández- manifestó que “la Argentina entiende que el Mercosur debe ser un instrumento que ayude al objetivo mayor del desarrollo de la reducción de las desigualdades. En este contexto, entendemos innecesario priorizar los flujos de comercio intramercosur, incentivando así, el trabajo digno en toda la región”.

El Canciller argentino también se refirió a la integración del Mercosur con el resto del mundo. En tal sentido subrayó que los acuerdos de libre comercio facilitan la integración del Mercosur a la economía global y aumentan los mercados para nuestras exportaciones, pero que también se corre el riesgo de ser encasillados en el rol de proveedores de materias primas.

El funcionario argentino argumentó que “Argentina entiende que debe entender su relación con el mundo, de manera más amplia: el mundo es importante para el Mercosur, y viceversa”.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, también sostuvo que el Mercosur es la plataforma para el crecimiento interregional del bloque. La mandataria resaltó la importancia de propugnar la integración en materia de tecnologías, y la implementación de un sistema de protección comunitario contra los productos que pueden venir de países que no tienen dónde colocar su producción.

Por su parte el presidente de Uruguay, José Mujica, consideró que uno de los objetivos centrales es la lucha por institucionalizar los sistemas de arbitraje del bloque y la diversificación de las relaciones comerciales con otros países -o bloques- extraregionales, algo que consideró -al igual que Timerman- “Estratégico en este mundo donde pululan los tratados de libre comercio como expresión de que el libre comercio está lejos de existir”.

Cabe destacar también que el organismo materializó un fuerte apoyo a la Argentina en su reclamo por la soberanía en las Islas Malvinas. Se trató de un documento de fuerte contenido político, atravesado por la idea de la integración ampliada. También fue una respuesta a las declaraciones que hizo días antes el ministro de Defensa británico, Liam Fox, en las que sostuvo que la situación de las Islas seguirá igual, ``como hasta ahora”.

En otro aspecto, el Consejo del Mercado Común declaró a la argentina Estela de Carlotto, presidenta de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, ciudadana ilustre del Mercosur.

La declaración, leída por el mandatario paraguayo Fernando Lugo, expresó un reconocimiento a su perseverante tarea de promoción y respeto de los derechos humanos y a su permanente lucha por la memoria, verdad y justicia. La titular de Abuelas se mostró muy agradecida y sostuvo que “si nos juntamos para defender a ésta America, vamos a conseguirlo”.

Otros temas tratados fueron la discriminación de género, la integración productiva y de las pymes, el narcotráfico y el tráfico de armas. También la relación con la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el ingreso de Venezuela como miembro pleno del Mercosur y las políticas de alianza con la Unión Africana.

Finalmente, los jefes y jefas de Estado del Mercosur dictaron un comunicado mediante el cual se propusieron: contribuir a alcanzar un desarrollo integral, erradicar la pobreza y asegurar la conformación de sociedades más justas, inclusivas y equitativas.

 

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: