secciones

Programas

Acceder



Comentarios

Recomendados

 

Comunicación en Extensión

 

 

La Universidad Nacional de La Plata fue anfitriona de los festejos de las universidades nacionales públicas por el marco del Bicentenario de Argentina. La Facultad de Periodismo y Comunicación Social, sede de nuestra Agencia, participó con una Feria de Extensión, pilar de la Universidad Reformista.

Universidad Reformista y Extensión son dos conceptos clave que crecen frente a las ineludibles reflexiones a las que nos arroja el Bicentenario de la Patria. Los principios de respeto, libertad y justicia que impulsó el movimiento de la Reforma Universitaria en Argentina, en 1918, encontró eco no sólo en la comunidad universitaria de este país sino en toda Latinoamerica. Representó, además, la asignación de un nuevo sentido a la Extensión Universitaria.

 

Aquel proceso histórico tuvo como protagonistas a los estudiantes de la ciudad argentina de Córdoba. Se levantaron “contra un régimen administrativo, contra un método docente, contra un concepto de autoridad”, tal como quedó expresado en el “Manifiesto Liminar de la Reforma” redactado el 21 de junio de 1918.

El movimiento reformista, como se lo conoció, promovió un conjunto de reivindicaciones originales que se transformaron en un vasto movimiento inscripto en la historia latinoamericana, cuestionador del proyecto de universidad elitista dominante.

“Las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana, si en nombre del orden se nos quiere seguir burlando y embruteciendo, proclamamos bien alto el sagrado derecho a la insurrección”, delinearon aquellos activistas.

Los acontecimientos que se desataron en 1918 dejaron una huella significativa en el movimiento estudiantil, el cual se constituyó en un actor protagónico en las sucesivas luchas universitarias que, en momentos de efervescencia del conflicto social, se encontrará en alianza con la clase trabajadora argentina.

Ese fue el caso del alzamiento obrero-estudiantil conocido como el “Cordobazo”, se trató de una importante protesta ocurrida el 29 de mayo de 1969 en Córdoba, una de las ciudades industriales más importantes del país. La consecuencia más inmediata de aquella revuelta popular fue la caída del gobierno “de facto” de Juan Carlos Onganía.

El conjunto de reivindicaciones que sostuvieron, profundizarían luego los vientos de cambio de una universidad cientificista hacia una universidad con autonomía política, con participación de los claustros estudiantes y egresados en su gobierno, con cambios pedagógicos acordes a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes, con preparación científica congruente con los problemas sociales que se avecinaban.

En base a esa última premisa, la planificación de la Extensión Universitaria, para los reformistas, debía perder el carácter de “tutelaje cultural” –propio del período precedente-, para situarse en la finalidad de la adquisición de la ciudadanía plena.

De cara al Bicentenario de la Patria, las reivindicaciones de la Reforma Universitaria se renuevan y la Extensión Universitaria atiende al desafío de recrearse y profundizarse. En ese sentido, desde la Facultad de Periodismo y Comunicación Social (FPyCS) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), institución sede de APM, se reflexiona y repiensa la “Comunicación en Extensión”.

La tradición ideológica, política y epistemológica de la comunicación lleva a pensar necesariamente en otra pauta de relación con la comunidad. Si la comunicación es intercambio, si es el ámbito de la construcción social de los sentidos; si existe, por tanto, en el marco de las negociaciones y el conflicto, no puede pensarse en “hacer extensión” desde una mirada asistencial hacia una “otredad” desfavorecida. De sostener esa perspectiva, la noción de “extensión” corre el peligro de remitir directamente a una concepción lineal del trabajo, construida sobre imaginarios asociados con “extender a la comunidad” o “bajar a territorio”.

Esa alternativa comportaría una ideología alejada de lo que se piensa acerca de los otros, en la que los actores de la comunidad no sólo serían “los otros”, sino que conformarían una “otredad” disminuida: “la universidad sabe y el pueblo no”. De manera que pensar a la comunicación desde el diálogo es pensarla desde el reconocimiento del otro; es reconocer que en el territorio hay saberes y que los actores de la comunidad son sujetos de conocimiento.

En este marco, la FPyCS organizó la “I Feria de Extensión: Espacio de intercambio y presentación de proyectos y acciones de Extensión”, con el objetivo de aprehender los procesos que los equipos de trabajo en extensión están llevando adelante en distintos escenarios de la región.

En ese marco, hubo un reconocimiento al un extenso y poblado mapa de acciones que se construye entre todos, pero el desafío es profundizar la articulación. La Feria fue un escenario acorde para fortalecer el intercambio y potenciar el trabajo colectivo a través del diálogo, el encuentro, el tiempo para conversar, para “entreaprenderse”, para mostrar y ver lo que se hace, y repensar nuevos modos de acción en conjunto.

Muchos de los proyectos que participaron, abordan desde hace varios años problemáticas específicas en distintos territorios. En algunos casos con el apoyo de los programas de financiamiento de la UNLP, como así también del Ministerio de Educación de la Nación.

También varios proyectos se gestionaron más allá de las políticas de financiamiento formales con la firme convicción de que el trabajo de extensión es una dimensión política fundamental de la universidad pública, que lejos de ser pensada como la “devolución” de algo que moralmente “debemos”, está enmarcada en la perspectiva de la transformación. De manera que el trabajo de los y las extensionistas forma parte de una política concreta de inclusión.

El trabajo en extensión es una propuesta de articulación no sólo con el territorio ¬–con sus múltiples organizaciones y actores-, sino entre las distintas disciplinas y sujetos de saberes que accionan en conjunto en la comunidad. En ese sentido, el proyecto “200 acciones en el Bicentenario”, organizado por la UNLP, fue el marco que elegido para desarrollar la “Iº Feria de Extensión”, en tanto escenario que se predispuso al diálogo y la articulación entre los múltiples actores que forman parte de las acciones y políticas de extensión en toda la Universidad.

De los festejos del Bicentenario en la Universidad Nacional de La Plata ¬–realizados entre los días 16 y 23 de octubre de 2010- participaron las 17 facultades que la integran, con actividades propias. También se realizó una Feria del Libro que reunió toda la producción editorial del sistema universitario argentino, las 200 acciones solidarias en distintos barrios de la ciudad, la 1º Bienal del Arte y Cultura.

Otras de las resultantes fundamentales de la celebración del Bicentenario fue la redacción de lo que se dio en llamar “Declaración de La Plata” (tema ampliado en otra nota de esta edición). Esa declaración es un documento con ideas y proyectos sobre la educación superior elaborado por 40 rectores de las universidades públicas del país y fue entregado a la presidente Cristina Fernández.

Fuente: Agencia periodistica del mercosur.

 

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: