Macri le condonó US$ 147 millones a Clarin en la asignación de frecuencias para celulares

Se trata de otro beneficio del ex Presidente al multimedios, un descuento millonario y en dólares para las frecuencias de Nextel.

 

Abril 24, 2020.


El gobierno de Mauricio Macri le condonó 147 millones de dólares al Grupo Clarín en el marco del desembarco del holding comandado por Héctor Magnetto en la telefonía celular. En concreto, le hicieron ese descuento en las frecuencias asignadas a Nextel, empresa absorbida por Clarín, sin que existieran documentos que respalden esa millonaria rebaja. Una auditoría del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) hecha durante la era Macri, a la que accedió El Destape, dejó constancia de esta irregularidad. Actualmente la telefonía celular es el rubro que más ingresos le reporta a Cablevisión Holding, nuevo nombre de la empresa donde confluyen sus servicios de telefonía, internet y cable.

Los números duros son los siguientes. El ENACOM estableció el precio de esas frecuencias de Nextel en 178 millones de dólares, según consta en la Resolución 1299-E/2017 del 6 de marzo de 2017. El Grupo Clarín, sin embargo, pagó 30 millones de dólares y lo hizo en pesos, algo de por sí irregular ya que las compras de frecuencias suelen hacerse en moneda dura. Al momento de la operación el dólar cotizaba en $15,60, por lo que pagaron 478 millones de pesos. ¿Porqué la diferencia? A los 178 millones de dólares le restaron dos compensaciones económicas, una de 105 y otra de 42 millones de dólares. Una auditoria interna de ENACOM, a la que accedió El Destape, revela sin embargo que no hay papeles que justifiquen esos descuentos y, por ende, que no hay razón documentada para el millonario favor que obtuvieron Magnetto y sus socios.

En síntesis: Clarín pagó 30 millones de dólares por algo que valía 178 millones, el descuento de 147 millones no tiene papeles que lo justifiquen y, para colmo, hizo el pago en pesos. Ni que la maniobra la hubieran diseñado los abogados de Clarín en lugar de los funcionarios. O, como todo indica, fue así.

El grupo Clarin inició su compra de Nextel en septiembre de 2015. Se quedó primero con el 49% y luego, en enero de 2016, ejecutó una opción de compra por el 51% restante. El objetivo era apuntar al cuádruple play, es decir, la posibilidad de ofrecer telefonía celular (Nextel y luego Personal) junto con internet (Fibertel), cable (Cablevisión) y telefonía fija (Telecom). El 15 de marzo de 2016, a pocos meses de asumir, Macri aprobó la mayoría accionaria de Clarín en Nextel. El 18 de abril de 2017, pleno macrismo, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) autorizó finalmente la compra de Nextel. Pero en el medio realizaron las maniobras para quedarse con frecuencias y pagar poco y nada.

Entre la compra de Nextel y la autorización de esa compra, el 31 de enero de 2017 el gobierno de Macri publicó la Resolución 171 del Ministerio de Comunicaciones, conducido por entonces por Oscar Aguad. El radical cordobés estuvo involucrado también en el escándalo del Correo, parece que era el Ministro de condonar deudas con el Estado. Esa resolución de Aguad aprobó el “Reglamento de Refarming con Compensación Económica y Uso Compartido de Frecuencias”. El Refarming es el proceso por el cuál se vuelven a reatribuir las frecuencias del espectro radioeléctrico que utilizan las empresas de celulares. Lo irregular del caso es que esa compensación tuvo, para Clarín, un descuento de 147 millones de dólares y que además se quedaron con las frecuencias a dedo y no por licitación.

Gustavo Fontanals, especialista en telecomunicaciones, escribió: “la recomendación internacional es que se realice un rescate por parte del Estado y su posterior reasignación a través de una licitación pública, con obligaciones transparentes y un valor final de mercado”. No pasó. Fue directo a Cablevisión Holding. Y con un jugoso descuento.

Lo que habrá que investigar en este caso es si el Gobierno de Macri remató a precio vil esas frecuencias que se quedó el Grupo Clarín, si le dieron un trato preferencial a Magnetto y si, a raíz de toda esta maniobra, hubo perjuicio patrimonial para el Estado. El informe de auditoria, al que accedió El Destape, muestra que no hay información que respalde el precio por el cual Magnetto y sus socios se quedaron con las frecuencias para que opere Nextel. No hay documentación que habilite a decir si pagaron el precio que correspondía y, por el contrario, todo indica que pagaron de menos.

 

Fuente: eldestapeweb

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: