secciones

Programas

Acceder



Comentarios

Recomendados

 

ENCUENTRAN EN SAN ANDRÉS DE GILES EL CADÁVER DEL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, JUAN JOSÉ TORRES.


Torres:-He comprendido que no era imposible ignorar el dolor, rechazar y despreciar la miseria, huir de la ignorancia, permanecer indiferente a la frustración y al abandono.

 

Por Daniel Chiarenza

Asesinato por parte de la triple A del anticipador de Evo en el proceso de liberación boliviano.

 

Juan José Torres había nacido en la ciudad de Cochabamba en 1921.


Después de terminar los estudios primarios ingresó al colegio militar donde cursó la secundaria y los estudios militares superiores.


Entre 1965 y 1968 representó a Bolivia como Agregado Militar en Brasil y Uruguay, alcanzando en 1969 el grado de Comandante de las Fuerzas Armadas.


General Juan José Torres, Comandante de las Fuerzas Armadas Bolivianas.


Ese mismo año en La Paz, en la reunión de la Junta Interamericana de Defensa, refutando el papel asignado a los militares por la estrategia estadounidense en América Latina, Torres afirmó: –Las Fuerzas Armadas no tienen por qué ser tipificadas como puestas exclusivamente para reprimir el fenómeno político del comunismo internacional, sino fundamentalmente como cooperadoras y agentes eficientes de la batalla contra las manifestaciones del subdesarrollo económico….


Esas ideas le merecieron la confianza del pueblo.


El 7 de octubre de 1970 desde El Alto -el cuartel general de la aviación boliviana- y en acción conjunta con las fuerzas populares, frustró el golpe contra el gobierno del general Ovando Candia.


Apartado de su puesto de comando por presión del sector más conservador de las Fuerzas Armadas, el general Torres asumió el mando de la nación iniciando una corta pero profunda etapa de realizaciones populares y democráticas.


-He comprendido que no era imposible ignorar el dolor, rechazar y despreciar la miseria, huir de la ignorancia, permanecer indiferente a la frustración y al abandono.


He visto unos pocos que acumulan más de lo que deben y pueden.


Todo esto me ha llevado a creer firmemente en la necesidad y urgencia de un cambio de estructuras, de una transformación integral, capaces de vencer el subdesarrollo.


-Y sólo un cambio revolucionario profundo y auténtico es capaz de realizar este milagro en el que creo con todas mis fuerzas y por el que estoy dispuesto a hacer cualquier sacrificio, dijo Torres al dirigirse a los cadetes del Colegio Militar Gualberto Villarroel.


Las aspiraciones del pueblo boliviano, de los campesinos y mineros cobraron en este gobierno una nueva dimensión.


Las libertades sindicales se ampliaron y se organizó la Asamblea Popular, unión de todas las fuerzas laborales, transformada en instrumento político de la Central Obrera Boliviana.

Su misión de convertirse en órgano de colegislación no llegó a concretarse.

El gobierno revolucionario del general Torres anunció los contratos de arrendamiento con los capitales japoneses de la mina de zinc Matilde, la nacionalizó y restituyó a los trabajadores mineros sus salarios mínimos, rebajados por el gobierno de Barrientos, que aducía pérdidas en los ingresos de las empresas mineras.

Durante el gobierno de Torres hubo nacionalizaciones mineras.

En 1971, mediante un cruento golpe de Estado, el general Hugo Bánzer derrocó a Juan José Torres, quien se asiló en la República Argentina.


Allí permaneció durante dos años haciendo caso omiso a las reiteradas amenazas de muerte de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina).


Su deseo era seguir en estrecho contacto con su país y con los miles de compatriotas que viven en el norte argentino y las villas miseria del Gran Buenos Aires.


El 3 de junio de 1976 las amenazas se cumplieron y después de permanecer secuestrado por más de 24 horas apareció asesinado en San Andrés de Giles.

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: