En Este Pueblo Viven A 5000 Metros De Altura, Pero La Gente Está Muriendo LENTAMENTE…


La Rinconada es la población habitada más alta del mundo, y es hogar de las condiciones de vida más brutales conocidas por el hombre. También es una mina de oro sin regulaciones.

 

A una altura sobre los 4876,8 metros, es un lugar donde solo los más fuertes pueden hacer una vida. Más de 50,000 personas viven en el asentamiento, ubicado sobre el Monte Ananea en la Cordillera de los Andes. La mayor parte del año la pasa a temperaturas por debajo de los 0º.

 

La Rinconada es una de las comunidades más desoladas del mundo.

 

El asentamiento fue construido a una impresionante altura de 4876,8 metros y se encuentra a la sombre de la Bella Durmiente, un enorme glaciar que acecha al pueblo.

 

Se puede llegar al pueblo a través de una precaria carretera al borde de la montaña, cubierta de hierba, rocas, tierra, y muchas veces hielo. El camino puede tomar varios días.

 

Los turistas evitan el pueblo, que no tiene hoteles ni hospitales, y el gobierno tiene de poca a nula presencia en el lugar.

 

El aire en La Rinconada sería difícil de respirar para turistas y gente foránea. A una altitud tan grande, el aire es peligrosamente ligero. Esto se debe a que la gravedad atrae al oxígeno a la superficie de la Tierra, y la gente comienza a sufrir mal de altura a aproximadamente 3,048 metros. Los residentes de La Rinconada se han adaptado a las duras condiciones.

 

El pueblo es extremadamente pobre, pero sus residentes son fuertes. Su economía se basa casi completamente en minas de oro sin regulación que han sido excavadas alrededor de la montaña que los rodea.

 

Entre 2001 y 2009, el precio del oro subió 235%. Como el precio se disparó, también lo hizo la población, a más de 30.000 personas. Ya que el oro que no muestran signos de desaceleración, la población asciende actualmente a más de 50.000 personas.


Gran parte de la población está formada por peruanos optimistas que esperan hacerse ricos en las minas de oro. Los mineros aquí no reciben un cheque de pago tradicional. En su lugar, el último día de cada mes pueden reclamar el oro que han encontrado.


El oro ha sido extraído en los Andes durante siglos, la actividad minera data desde la época de los Incas. La gente en La Rinconada camina durante 30 minutos todos los días para llegar a las minas, en las que falta el oxígeno y se exponen a gases peligrosos como mercurio y cianuro.


A las mujeres no se les permite entrar a las minas, así que hacen el trabajo de afuera. Esta mujer está creando las herramientas metálicas que se requieren para apuntalar los túneles mineros.


Los fundadores de lo que empezó como un pequeño campamento de mineros, nunca anticiparon el crecimiento de la población a los niveles que tiene ahora. Debido a esto, la infraestructura es casi inexistente.


El pueblo no tiene agua corriente, y se ha comprobado que construir un sistema de aguas residuales es imposible. La eliminación de residuos es responsabilidad de los residentes.


Algunas personas optan por quemar su basura o la entierran fuera de la ciudad.


Otros simplemente la arrojan que dondequiera que haya espacio.

 

La falta de saneamiento y las operaciones mineras no reguladas hacen que el terreno en La Rinconada esté fuertemente contaminado con mercurio, lo que resulta en que muchos de los residentes sufran de envenenamiento por mercurio, que afecta el sistema nervioso y causa picazón, ardor y decoloración de la piel.


pueblo-más-alto-foto-14


Los locales tienen que encontrar formas anticuadas de entretenerse y a menudo se reúnen en cafés construidos para los mineros. Esta imagen tomada por Walker Dawson muestra el equipo de fútbol local elaborado por los mineros.

 

El lago que se ve en el fondo de esta imagen también está fuertemente contaminado con mercurio y cianuro, que atraviesa la ciudad.


La Rinconada es una prueba sorprendente de lo mucho que puede hacer la gente por buscar riqueza y una vida mejor.

 

Seguramente quedarás sorprendido con estas fotografías, por lo menos nosotros no nos imaginábamos que existiera un lugar con tales características en el mundo.


La vida en La Rinconada debe ser de las cosas más difíciles sobre la tierra, y nos hace valorar el puesto que tenemos en casa. De alguna forma nuestros problemas se hacen más pequeños al ver gente que vive en estas condiciones.


 

 

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: