secciones

Programas

Acceder



Comentarios

Recomendados

 

El aporte argentino para el histórico descenso de la sonda en el cometa


El descenso del módulo de la sonda Rosetta sobre el cometa 67/P tuvo un imprescindible aporte argentino: las comunicaciones entre la Tierra y la nave fueron posibles gracias a una estación ubicada en Mendoza.

 

El miércoles se produjo un hecho histórico: el descenso del módulo de aterrizaje Philae, desde la sonda Rosetta, sobre el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko; una iniciativa impulsada por la Agencia Espacial Europea (ESA).

"Tenemos tres buenas noticias", dijo el presidente del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia, tras anunciar que el módulo Philae pasó su primera noche en el cometa 67/P.

"La primera es que está posado sobre el núcleo del cometa. La segunda, es que recibe energía: sus paneles solares están encendidos y le permiten encarar el futuro. Y la tercera es que estamos en contacto permanente, ya que el robot emite y envía informaciones a Rosetta y luego la sonda las transmite" a la Tierra, dijo Jean-Yves Le Gall.

Lo que es poco conocido es que las comunicaciones entre los científicos que lanzaron la sonda, años atrás, y la propia nave fueron –y son– posibles a través de la estación que se encuentra a 40 kilómetros de la ciudad de Malargüe, en la provincia de Mendoza.

Esta es una de las tres estaciones de espacio lejano que tiene la Agencia Espacial Europea para monitorear sus misiones no tripuladas al espacio; las otras están en Cebreros, España, y en New Norcia, Australia.

"Es como si pusiéramos a un Fórmula 1 en el espacio y nosotros somos los mecánicos", comentó a la prensa el ingeniero Diego Pazos, gerente de operaciones y mantenimiento de la estación mendocina.

La estación fue inaugurada en 2012 y para lograr que el módulo Philae se posara en el cometa, desempeñó un rol clave sobre el resto de las estaciones. "Dimos el soporte principal: nuestra estación es la que permite la comunicación entre la sonda Rosetta y la Tierra", explicó Pazos.

Durante los momentos previos y posteriores al descenso, la estación argentina recibió la información desde Rosetta, la transmitió a Buenos Aires y desde allí fue retransmitida a Alemania, por medio de la fibra óptica del Plan de telecomunicaciones Argentina Conectada, del Ministerio de Planificación Federal de la Nación.

Según comentó Pazos, desde la estación se brinda soporte a otras misiones espaciales, como Venus Express, Gaia, Mars Express y a otras misiones de la NASA.

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: