secciones

Programas

Acceder



Comentarios

Recomendados

 

Monsanto: la Asamblea de Malvinas nacionaliza su lucha

Los manifes tantes viajaron a Buenos Aires. Estuvieron en el Congreso y en la Defensoría del Pueblo. El Ministerio de Salud apoyó que se releve el estado de salud de toda la población dentro del estudio de impacto ambiental.

 

La Asamblea de Malvinas Argentinas llevó su lucha contra la instalación de Monsanto al Congreso nacional. Un grupo de diputados enrolados en las distintas fuerzas de centro izquierda (del Frente Amplio Unen y de Unidad Popular) y de la izquierda combativa (Partido Obrero y Movimiento de Trabajadores Socialistas) escucharon los testimonios de los asambleístas, que acusaron tanto al gobierno de Cristina Kirchner como al de José Manuel De la Sota y al del intendente Daniel Arzani de negociar con "la multinacional de la muerte".

Los asambleístas dieron cuenta de la represión sufrida en varias oportunidades desde que decidieron acampar frente a la planta de Monsalto que está en construcción (“Fui golpeada por un policía de civil y estuve al borde de la muerte”, narró Daniela Pérez) y advirtieron que “todo lo que nos pase de ahora en más es responsabilidad de De la Sota y la Presidenta”.

Además, dieron a conocer un estudio de la Universidad de Farmacia y Bioquímica de la UBA que relevó diez muestras de sangre de habitantes de Malvinas Argentinas. El mismo arrojó que siete de esas diez personas tienen alta concentración en sangre de plaguicidas antiguos como Aldrin, Dieldrin, DDT y Beta HCH. “Tenemos una población sanitariamente frágil y nos quieren instalar una planta de Monsanto a menos de un kilómetro de nuestras casas”, explicó Celina Molina.


Acompañaron a los vecinos de Malvinas algunas integrantes de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo, como Nora Cortiñas y otros organismos de Derechos Humanos.


También se hicieron presentes legisladores de la Ciudad de Buenos Aires, como Gustavo Vera, referente de la lucha contra la trata de personas a través de la ONG La Alameda, quien tiene una cercana relación con el Papa Francisco. Vera mostró la foto que se sacó con líder religioso en el Vaticano y una remera de los asambleístas que firmó Francisco.


Los diputados nacionales suscribieron un proyecto de resolución para alentar la lucha contra Monsanto, cuyo impulsor es el santafesino Antonio Riestra (Unidad Popular). De Córdoba, sólo estuvo presente la juecista Graciela Villata.


Por la tarde, la Asamblea estuvo en la Defensoría del Pueblo y se encontraron con una sorpresa positiva: el organismo consiguió que el Ministerio de Salud se expida sobre la necesidad de realizar un amplio estudio de “línea base” en Malvinas Argentinas para determinar cuál es el estado de salud de la población en la actualidad, antes de que el Gobierno provincial habilite el funcionamiento de la fábrica de semillas transgénicas de Monsanto. Pero la cartera nacional dejó en claro en su respuesta que dicho relevamiento “es una parte inextinguible” del estudio de impacto ambiental que debe volver a presentar Monsanto y que la potestad de aprobarlo o rechazarlo es exclusiva del Gobierno provincial.

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: