Y Sí, Cumbre Positiva La De Montevideo

Tabaré Vázquez, Cristina Fernández, Fernando Lugo y Lula Da Silva durante la Cumbre de MontevideoEl bloque cerró el 2009 sin esconder las tensiones que presupone todo proceso de integración pero predominaron los encuentros y, sobre todo, la consagración del área como malla defensiva de la democracia.

 

Agrandar Reducir Restablecer Muchos críticos empedernidos pondrán el acento sobre los chisporroteos comerciales entre Brasil y Argentina y hasta dirán que, más allá de las palabras, los golpistas siguen en el poder en Honduras. Sin embargo, las declaraciones en torno al escenario de ese país centroamericano, las palabras y los silencios que intercambiaron la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su homólogo Lula, como así también la cuerda de entendimiento que tensaron Buenos Aires y Montevideo, fueron señales más que positivas para el futuro del MERCOSUR.

Como había sucedido seis meses antes en Asunción, la crisis en Honduras consumió el debate político de la Cumbre del MERCOSUR que sesionó el martes pasado en Montevideo. La diferencia entre una y otra reunión es que en el medio el régimen de facto convocó a unas elecciones que ganó el derechista Porfirio Lobo, y que parecen haber conseguido el guiño del Departamento de Estado norteamericano. Los presidentes reunidos en Uruguay no anduvieron con vueltas. No sólo reiteraron su condena al golpe que desalojó a Manuel Zelaya, sino que manifestaron su “total y pleno desconocimiento de los comicios realizados el pasado 29 de noviembre”. “Fueron desarrollados en un ambiente de inconstitucionalidad, ilegitimidad e ilegalidad”, definieron en un comunicado firmado sólo por los cinco jefes de Estado participantes, debido a que algunas de las delegaciones de los países asociados mostraron diferencias. Así se refirió al cónclave el diario argentino Página 12.

Fue el paraguayo Fernando Lugo quien sacó el tema de Honduras. “Nos quieren presentar un golpe de Estado como una vía apta para convocar a una elección”, marcó. “Se secuestra al presidente, se amedrenta a la población. Una elección no debe ser manipulada por poderes fácticos”, subrayó.

“Apretemos, no podemos estar aflojando, allá hay un pueblo que tiene dignidad”, dijo por su parte el venezolano Hugo Chávez.

Con algunos países asociados surgieron las divergencias esperables. El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, sostuvo que si bien su país condenaba la asonada que depositó a Roberto Micheletti en el poder, había diferencias entre el golpe hondureño y “los golpes de los setenta que producían cientos o miles de muertos”. “No podemos aislar a un pueblo a la soledad eterna por un problema que hubo en un determinado momento”. La canciller de México, Patricia Espinosa, sostuvo que “las recientes elecciones son una condición necesaria pero no suficiente” y pidió la apertura de “un espacio de diálogo”.

“Defender la democracia no es algo que pueda hacerse a medias”, sentenció por su parte Cristina Fernández de Kirchner. Con un comunicado firmado sólo por los presidentes, el MERCOSUR condenó al golpe y desconoció las recientes elecciones fraudulentas.

Además, la presidente argentina confirmó su intención de avanzar durante los seis meses de presidencia pro témpore en el resucitado acuerdo de libre comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea. La intención es llegar con algo concreto a la Cumbre de América Latina, Caribe y Unión Europea, que se hará en mayo en Madrid. España presidirá la UE durante el año próximo y Cristina contó que ya había acordado una metodología con José Luis Rodríguez Zapatero. “Hay que hacer al revés: hay que comenzar a repasar e ir cerrando los capítulos en los cuales estamos de acuerdo para pasar al capítulo comercial, que seguramente es donde vamos a tener mayores diferencias”, avisó. Definió este acuerdo como “uno de los desafíos más importantes que podamos tener” porque “abriría posibilidades a nuestro mercado”.

“Quienes tenemos economías de mayor volumen, tenemos mayores responsabilidades”, aceptó. Pero luego mencionó el ejemplo de integración de la UE y redireccionó la cuestión hacia el entredicho comercial que días atrás mantuvieron Argentina y Brasil por las licencias no automáticas impuestas por el gobierno a productos brasileños, medida respondida por la administración de Lula con la detención de camiones con productos argentinos en la frontera. Cristina Kirchner dijo ayer que el proteccionismo no era sólo una cuestión de aduanas y de aranceles, porque había países que gracias a su volumen podían tener una política de subsidios o de zonas libres de impuestos que también lo eran. “Entonces, cuando hablemos de proteccionismo, hablemos de proteccionismo en todas sus variantes”, destacó.

Fuentes brasileñas aseguraban que la referencia no le había causado ninguna gracia a Lula. Sin embargo, no hizo ni un gesto. De última, otra señal de que el bloque aún debe empeñarse y trabajar a fondo para encontrarles la solución a algunos de sus muchos problemas, destacó Página 12.

Por otra parte, Cristina Fernández de Kirchner y su homólogo saliente de Uruguay, Tabaré Vázquez, coincidieron en restarle importancia al enfrentamiento por la fábrica de pasta de celulosa, sobre la margen oriental del río Uruguay. Fue un gesto en línea con la propuesta del presidente uruguayo electo José Mujica de “encapsular” el problema.

Lo que quedó en claro de la visita de esa la visita es que a partir de ahora Argentina y Uruguay buscarán a toda costa minimizar el conflicto por la instalación de la planta de Botnia, señalaron medios de Buenos Aires.

Gestos de ambas partes apuntaron a mostrar distensión. Para empezar, que Mujica se corriera hasta el Sheraton sólo para estar allí cuando llegara Cristina, el lunes ya avanzada la noche. “Una deferencia de él”, lo mencionó ayer la presidenta. Fue un encuentro a solas del que poco pudo saberse. En principio, pareció funcionar la idea de Mujica de “encapsular” el problema por Botnia y seguir adelante con el resto de la relación bilateral. Todo lo que hicieron fue en ese sentido.

Y Cristina dijo, “felicito especialmente a Uruguay. No solamente a quienes han resultado electos, sino esencialmente a su pueblo, a su sociedad”, por su ejemplo “de madurez cívica y de educación”, al no hacer caso al “bombardeo mediático” que a su entender existió contra Mujica durante la campaña electoral.

Fuente: APM.

 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Título:
Comentario: